Basílica des Cap des Port

Vista general de la basílica. Al fondo se puede apreciar la Bahía de Fornells

Ubicado en la zona de Fornells (Mercadal). La basílica se encuentra en un punto algo elevado desde donde se tenía una buena visibilidad de las tierras del alrededor y de la parte final de la bahía de Fornells. Fue descubierto el 1958 y excavado a partir de 1975. Su datación va desde el siglo V al VII y durante este periodo y fue objeto de profundas transformaciones.

En muchos aspectos, se trata de un conjunto singular dentro de las edificaciones de la época paleocristina en Menorca. El recinto tiende a un cuadrado de veintiseis metros de lado, consta de cripta en forma de cruz griega, pinturas murales pero, en cambio, to tiene mosaicos y la ubicación de la pila bautismal no es la habitual.

Como se ha comentado, esta basílica, aprovechando el desnivel del terreno, disponía de una cripta con planta de cruz griega inscrita en un ábside el cual, por la parte exterior tiene forma rectangular. Mediante unas escaleras, se llegaba al piso superior de la cripta. Sobre ésta parece lógico suponer que se encontraba el santuario y el coro.

En esta vista se pude apreciar la escalera por la que se accedía al piso superior de la cripta

El coro elevado, cubierto con bóveda y construido con grandes sillares de piedra sin escuadrar, se encontró hundido en el interior de la nave. La duplicidad de muros a los dos lados de la nave se podría explicar, tal vez, por la necesidad de sostener esta pesada estructura. El baptisterio está situado en el extremo nordeste del edificio con una pila escalonada de planta de cruz y un enlucido sólido.


La cámara está pavimentada con opus signinum, el antiguo cemento romano, y sus paredes enlucidas y pintadas. Algunas de estas pinturas se pudieron recuperar, comprobándose que la mayor parte estaban llenas de grafitis en latín y griego. En el interior de la iglesia se han localizado cinco cámaras funerarias con tumbas cubiertas de losas de opus signinum.

Cruz de piedra calcárea hallada en la basílica de Es Cap des Port y depositada en el museo de Menorca -siglos V-VII-

Se ha recuperado una cantidad considerable de restos arquitectónicos: pilastras, columnas, capiteles y basas. Del mobiliario litúrgico se recuperaron dos fragmentos de una misma mesa de mármol, posiblemente de altar. Entre los objetos encontrados destacan una cruz de piedra, una cruz de bronce que debía de pertenecer a alguna cadena o elemento de suspensión, y dos joyas de pasta de vidrio. También se localizó un sarcófago romano de piedra que se conserva en el Museo de Menorca.