Torralba d´en Salort. Poblado Talayótico

El gran talayot de Torralba d´en Salort visto desde el interior del Recinto de Taula

Término municipal: Alaior. Fincas o caminos cercanos: carretera que va de Alaior a Cala en Porter. Acceso: muy fácil, aparcamiento. Tipo de yacimiento: Poblado talayótico. Interés: Dos talayots, un recinto de taula espectacular, un hipogeo de grandes dimensiones, sala hipóstila y diversas construcciones talayóticas Proyección: El poblado está en pleno desarrollo arqueológico y gestionado por NURARQ, los próximos trabajos se centrarán en el talayot grande

El poblado de Torralba d´en Salort se extiende de este a oeste. Tiene diversas construcciones monumentales que tienen una disposición algo desplazada al oeste respecto al centro del mismo. Por su espectacular e icónica Taula, este es uno de los poblados más conocidos y visitados de Menorca. Estas son sus estructuras principales.

Dos Talayots de planta circular. Uno situado en el punto más elevado que es también el de mayores dimensiones. Tiene planta circular, probablemente de perfil troncocónico. Tiene construcciones adosadas cubiertas por sedimentos. El otro talayot, está situado al lado del recinto de taula, está excavado y sólo se conserva una parte del muro exterior, construido con bloques ciclópeos escuadrados. Se construyó sobre una estructura pretalayótica, probablemente un hábitat, de planta circular y probablemente fue destruido cuando se construyó el recinto de taula.

El espectacular Recinto de Taula

El Recinto de Taula fue excavado de forma intensiva entre 1.976 y 1.983. En la mayor parte del recinto se encontraron grandes concentraciones de fragmento cerámicos, sobre todo de ánforas, y de huesos de animales. En el interior del semicírculo de piedras que hay al pie de la taula se observó una gran cantidad de tabas de animales y una concentración de piezas cerámicas. a la derecha de la taula hubo una intensa hoguera, delimitada por un muro de piedra y un rebaje en la roca madre. Podréis encontrar más información sobre el recinto de taula en esta misma bitácora en “Torralba d´en Salort. Recinto de Taula”

A la izquierda de la imagen podemos observar La Rectoria o habitación septentrional. A la derecha el “muro de la miseria” llamado así por haberse construido durante los años de las postguerra -siglo XX- que delimitaba la propiedad de Torralba de la antigua carretera

La Rectoria. Este monumento, aunque se encuentra bastante degradado y no se conserva completo, se conoce como “habitación septentrional” o rectoría. Este nombre se debe a que, durante las excavaciones, en su interior se halló una gran cantidad de restos de ánforas vinarias. Es por lo que los investigadores lo interpretaron como el almacén en el que se guardarían las existencias que irían destinadas a la realización de los rituales en el recinto de taula.

Sala Hipóstila semienterrada y cubierta con losas sustentadas por columnas y pilares, y por un túmulo de piedra pequeña y tierra. Su excavación arqueológica permitió conocer que se utilizó como almacén durante el siglo I d.C. y que dejo de utilizarse en el siglo II d.C. en época tardo imperial.

Restos de una Muralla ciclópea que rodea el conjunto y que, probablemente, se construyó durante el Talayótico Final. El tramo mejor conservado se encuentra dispuesto en el extremo más elevado del afloramiento rocoso que forma dos curvas, las cuales corresponden a su vez a la parte posterior de dos círculos adosados.

Silos o depósitos excavados en la roca madre para almacenar el agua. Muy posiblemente estos silos en su momento disponían de tapaderas, que no se han conservado, y que podrían haber sido de piedra o de madera.

A principios de este siglo se descubrió un aljibe que aprovecha un Gran Hipogeo talayótico con tres columnas exentas con pie. En el siglo XIX la entrada fue rellenada y tapiada por un grueso muro y se abrió un pozo en el techo. Este hipogeo fue recuperado en el año 2.020 por NURARQ. La entrada se pudo localizar y abrir al público recientemente, pero no se pudieron recuperar materiales arqueológicos. Nos encontramos ante un magnífico ejemplo de cueva funeraria artificial del final del periodo talayótico.

Quiero agradecer a las arqueólogas Cristina Bravo e Irene Ridavets su buena predisposición y las facilidades que me dieron para poder realizar la visita al Poblado de Torralba d´en Salort