Los materiales cerámicos subacuáticos recuperados al sur del Cap de Barbaria

Una de las ánforas durante la fase de limpieza

En verano de 2020 se recuperaron fortuitamente un lote de cuatro ánforas de época romana en el sur del Cap de Barbaria. Estas piezas excepcionales, las cuales probablemente forman parte de un pecio hundido a más de 110 metros de profundidad, fueron entregadas al Consell de Formentera y trasladadas al Laboratorio de Conservación y Restauración del MAEF. A partir de aquel momento, empezó un proyecto de restauración de materiales cerámicos subacuáticos que se presentó en una exposición temporal.

Las piezas pasan por una serie de fases en las que el orden de las cuales viene determinada por el estado de conservación en que se encuentran:

Primera fase: Documentación y toma de muestras. Antes de cualquier tratamiento, el material ha de ser fotografiado y analizado para establecer el procedimiento adecuado y también para buscar posibles residuos analizables.

Segunda fase: Desalación. Uno de los problemas principales son las sales minerales. Es vital no alterar el equilibrio cuando se recuperan del fondo marino y mantenerlas húmedas hasta que llegan al laboratorio para la extracción controlada de las sales solubres.

Una de las ánforas sumergidas en un tanque de agua durante la fase de desalinización

Tercera fase: Desconcreción y limpieza. Una alteración muy característica de las cerámicas subacuáticas son las concreciones calcáreas o silices y las formaciones vegetales que van colonizando poco a poco la cerámica y que, en algunos casos, hacen imposible reconocer la forma.

Cuarta fase: Montaje, adhesión de fragmentos y reconstrucción de partes que faltan. Dos de las ánforas localizadas al sur del Cap de Barbaria sufrieron fracturas en el momento del hallazgo. Después de un primer montaje de la ánfora nº 1, y delante de la imposibilidad de recuperar los fragmentos perdidos, se procedió a la adhesión definitiva con resinas acrílicas.

Quinta fase: Conservación preventiva. Consiste en asegurar las mejores condiciones ambientales de humedad relativa y temperatura en las que se conservarán las piezas.

Ánfora nº 1 después de haber pasado por la fase nº 4 de montaje, adhesión y reconstrucción. Durante su recuperación del fondo marino se fracturó y se perdió un 10% de fragmentos.

El patrimonio subacuático de Formentera es de una riqueza y variedad inigualables, pero a la vez, frágil y vulnerable. La extracción de las piezas del medio marino es una acción irreversible que se lleva a cabo solo cuando es estrictamente necesario para la conservación y se dispone de los medios técnicos y humanos adecuados. Hay que remarcar que esta tarea deben realizarla arqueólogos y restauradores con formación específica, puesto que las técnicas empleadas difieren de las terrestres.

* En el momento de la publicación de este artículo la exposición temporal esta todavía abierta al público. Para más información: “Bajo el mar de Formentera: los materiales cerámicos subacuáticos recuperados al sur del Cabo de Barbaria”