Acueducto de S´Argamassa

El acueducto de S´Argamassa gana en altura para conservar el nivel a medida que se acerca al mar

Término municipal: Santa Eulalia. Fincas o caminos cercanos: Crtra. S´Argamassa. Acceso: Se deja el vehículo al lado de Cala Martina, caminando dos minutos se llega a los restos de la factoría donde desemboca el acueducto Tipo de yacimiento: Acueducto. Interés: La única construcción de este tipo que podemos encontrar en las Baleares. Proyección: Excavado y restaurado en su totalidad, sólo cabe protegerlo debidamente del empuje turístico

El acueducto de S’Argamassa fue erigido por los romanos en el siglo I después de Cristo y se empleaba para conducir agua dulce de una fuente cercana a las instalaciones de una piscifactoría, donde los peces eran conservados vivos para su posterior exportación.

Tiene unos 425 metros de longitud y transcurre perpendicular a la playa de S’Argamassa alcanzando en algunos puntos los dos metros de altura. En la corona alberga un surco por el que pasaba el agua. El yacimiento se completa con las ruinas de lo que al parecer fueron depósitos de agua impermeabilizados con yeso.

El acueducto constaba de varios canales a distintos niveles

La altura del acueducto en su construcción original aumentó desde los 0,40 m iniciales hasta 1,10 m en el punto visible donde se ha podido documentar, adaptándose la pendiente de la canal al terreno que baja hacia el mar. Las formaciones calcáreas que crecen por encima hicieron que ganara en altura, donde en algunos tramos se pueden distinguir hasta cinco canales (specus) superpuestas, abiertas o talladas en el sedimento. la canal superior tenía una pendiente descendiente de un 0,3 % y un caudal de agua posible de 10 litros/segundo.

El tramo de destino del acueducto se halla, igual que las instalaciones industriales, a las cuales transportaba agua dulce, muy deteriorado por la acción marina, que ha destruido una parte considerable. Los trabajos de limpieza y restauración descubrieron un depósito elevado de agua construido con sólidos muros de opus incertum de planta aproximadamente cuadrada, donde desembocaba el lacus de la fase original. Este depósito, un auténtico castellum acquae debía redistribuir, mediante diferentes ramales, a distintos puntos de la factoría. En el interior del mar se pueden ver aún tramos de este acueducto arrasados por la acción marina.

Al final del acueducto nos encontramos con los restos de la factoría. Observese también los restos en el mar

Los depósitos de S’Argamassa probablemente se utilizaron para mantener en cautividad los grandes atunes que sobrevivían a la salvaje pesca de la almadraba. Esta técnica consiste en encerrar con redes un banco de estos enormes peces, haciéndolos ascender a la superficie, donde son cazados con ganchos.

La industria romana de S’Argamassa probablemente generaba filetes salados de pescado y garum, una salsa o condimento muy popular en aquellos tiempos a lo largo de todo el Mediterráneo. Se elaboraba con restos de pescados, vísceras, especies, vinagre y aceite y se comerciaba en ánforas.

Deja un comentario