Baños Árabes en Madina Mayurqa

La cámara caliente o hamman. En segundo término la cámara tibia

Los baños árabes de Palma son una de las pocas muestras que han llegado al día de hoy de la arquitectura musulmana en Mallorca. Sólo se conserva la sala central destinada a baños calientes y una estancia anexa de planta rectangular. Un arco de herradura da acceso a la sala principal.

La planta de la sala principal es cuadrada y se encuentra centralizada por doce columnas con arco de herradura. Una cúpula hecha de ladrillos que presenta claraboyas lobuladas cierra el conjunto central.

Salida al jardín desde la cámara caliente y lugar donde probablemente estuvo ubicada la cámara fría

Las columnas tienen fustes desornamentados, con base poco diferenciada. Los capiteles son troncocúbicos y compuestos, rematados por cimacios. La diversidad estilítica de los capiteles y la falta de correspondencia con los fustes justifica la hipótesis de un aprovechamiento de materiales reutilizados provenientes de otras construcciones. En los paramentos todavía se pueden ver los restos de chimeneas y, en el suelo, restos de conducciones de agua caliente o de vapor.

Interior de los baños árabes según dibujo de Vicenç Sastre

El acceso se hacia desde una callejuela. Un estrecho corredor daba entrada a una estancia que hacia las funciones de vestidor. Desde aquí se podía entrar en la cámara tibia, antesala de la cámara caliente o hamman . Todavía faltaría el baño frío para acabar el complicado proceso, que posiblemente estaba localizado en el actual jardín. El agua que abastecía los baños probablemente procedía de la fon de la vila y de una sinia localizada en el jardín, convertida posteriormente en pozo.

El techo del hamman, con claraboyas lobuladas

Los baños datan del siglo XII, construidos seguramente en época almorávide. En opinión de Guillem Rosselló-Bordoy, “en si mismo, el edificio no tiene ningún valor arquitectónico ni artístico, pero, es interesante por el hecho de ser el único monumento declaradamente musulmán conservado en Mallorca.

Deja un comentario