Naveta de Es Tudons

La Naveta de Es Tudons es el monumento más conocido de la isla, el más visitado y prácticamente un icono ligado íntimamente a Menorca. Aparece en numerosos manuales y libros especializados así como en libros de ciencias sociales en las escuelas de toda España durante varias generaciones.

Se trata de un lugar de sepulcro colectivo que fue construida a partir del 1130 a.C. y utilizado como sepulcro hasta el 820 a.C.
En el interior de la naveta se construyó una doble cámara, una en planta baja y otra superior a la que se accede desde la antecámara mediante un conducto vertical de sección rectangular -ilustración: Albert Álvarez Marsal-
Es el edificio íntegramente conservado más antiguo de Europa. La naveta presenta un estado de conservación estupendo. Es un construcción ciclópea por lo que esta construido con piedras de dimensiones medianas encajadas en seco, sin ayuda de mortero.

La planta tiene forma de herradura alargada con 13,6 m de largo y 6,40 m de ancho. La fachada, orientada al oeste, es prácticamente plana y tiene una pequeña abertura que da acceso al interior. La forma, que recuerda una nave invertida, es la que proporcionó el nombre de naveta al monumento. La entrada de ésta lleva a un pequeño corredor que conduce a la cámara superior y a una segunda puerta que lleva a la inferior. El piso intermedio y la cubierta superior están construidos con grandes losas que actúan como vigas.

La disposición de los restos humanos en el interior del monumento demuestra la importancia que las sociedades del período naviforme conferían a la cabeza de los difuntos. Ya que colocaban los cráneos de los fallecidos apilados y en el lugar más destacado del edificio: el ábside.
Desde la antecámara se puede acceder al piso superior o, a traves de este acceso, a la cámara principal.
Resulta revelador el rico ajuar funerario hallado junto a la osamenta, consistente en punzones, armas, brazaletes, collares, colgantes, recipientes de cerámica, tapones y botones óseos. Entre las piezas recuperadas, habría que referirse a unos recipientes que contenían en su interior cabellos teñidos de rojo, lo que parece ratificar otra vez una considerable fijación por la cabeza.
Es un tipo de monumento único en Baleares, aunque tiene su paralelo en los hábitats de este mismo periodo: las navetas de habitación o naviformes que encontramos tanto en Mallorca como en Menorca.

Map picture

Deja un comentario