Necrópolis de Cala Morell

En esta imagen podemos ver características de tres cuevas de la necrópolis: A la izquierda el acceso a la cueva 5, a continuación un abrevadero moderno y encima capades de moro -cuya función se desconoce; a continuación el acceso al interior de la cueva 4, que en realidad se trata de un derribo porque el acceso se realizaba por el costado con forma de columnas esculpidas en la piedra; a continuación la entrada a la cueva 3

Esta necrópolis, cercana al mar, demuestra la existencia de una noción bastante elaborada de la arquitectura funeraria, con elementos exteriores a la isla de Menorca. La presencia de fachadas esculpidas, grandes columnas, nichos y hornacinas, aras mortuorias y otros elementos rituales, indican la realización de ritos complejos. Estas tumbas colectivas requirieron para su construcción un gran esfuerzo social, y representan una monumental idea del más allá.

Esta necrópolis tuvo una larga perduración el tiempo, puesto que las primeras tumbas se construyeron en una fecha que podemos situar entorno al 1700-1600 a.C. aunque también se encuentran elementos arquitectónicas que recuerdan a elementos decorativos púnicos o columnas con forma de taula talayótica.

En total, suman quince cavidades funerarias preparadas y acondicionas para la visita, cercanas, que ocupan dos de las vaguadas que van a dar una carretera, aunque hay otro grupo más hacia el sur. Veamos las características de cinco de ellas:

Interior de la cueva 4. Al lado de la columna central se puede apreciar una plataforma cuadrada que podría haber servido de mesa mortuoria

Cuevas 4 y 5

La fachada de esta cueva reproduce se asemeja a un edificio con columnas a ambos lados de la puerta y una cornisa en la parte alta. En la parte de abajo hay unos bebederos modernos que se llenaban gracias al agua que un pequeño canal excavado en la roca conducía desde el brocal que había sobre la cueva 5. Se entra en la cueva 4 por un derribo abierto a la izquierda.

El espacio interior es complejo. Destacan las cámaras laterales con el suelo elevado y una plataforma cuadrada que podría haber servido de mesa mortuoria.

Entre las cuevas 4 y 5, veremos a media altura de la pared un conjunto de capades de moro. Es habitual encontrarlas en la necrópolis postalyóticas, dentro y fuera de las cuevas, pero se desconoce cual era su función.

Patio de la cueva 9, con agua embalsada durante casi todo el año

Cueva 9

A pesar de las intervenciones arqueológicas realizadas, en el patio de la cueva 9 sólo se recuperaron algunos huesos humanos y materiales muy fragmentados de época postalayotica y romana. Hoy se ha convertido en una balsa temporal que pasa gran parte del año cubierta de agua.

Cuevas 13 y 14

Son dos cuevas de grandes dimensiones, muy retocadas en época reciente, donde se pueden apreciar marcas de herramientas modernas en las paredes.

Vista general de las cuevas 3, 4 y 5

Deja un comentario