El pavimiento de mosaico de la basílica de Son Peretó

En primer término los baptisterios, en segundo plano, la basílica, de donde provienen los mosaicos aquí explicados

Término municipal: Manacor. Fincas o caminos cercanos: Son Peretó. Acceso: Un desvío de la carretera lleva directamente a las ruinas. Tipo de yacimiento: Basílica paleocristiana. Interés: Es la única construcción de este tipo que se conserva en Mallorca. Proyección: Prácticamente todos los años se realizan campañas arqueológicas. Mosaicos: se pueden ver en el Museo de Manacor

Los temas del pavimento de la Basílica de Son Peretó son muy variados, con tendencia geométrica y vegetal e incrustaciones de pájaros, aves acuáticas o perdices. Por lo general los distintos temas van recuadrados con cenefas variadas, a veces muy anchas, de manera que por ellas solas constituyen, ya un tema decorativo.

Esquema de la basílica de Son Corró con indicación de cada de sus partes y la distribución de los mosaicos

La nave mayor

1 Mosaicos de los pies de la nave mayor

Debió tener una superficie aproximadamente de 10 x 3,50 ocupada por mosaico. Corría por la periferia un tema de semicírculos, rectángulos, rombos y algunos medallones, hechos de fajas lineales o entorchadas y con algunos pájaros-perdices, con alguna flor (1 y 2).

2 Fragmento del mosaico de la nave central

La posición de esta faja no ofrece duda alguna en lo que hace referencia la parte media de la nave, junto al intercolumnio central, ya que un fragmento del mosaico de este intercolumnio, por el lado del Evangelio, se conserva unido al inicio del tema de la nave mayor.

La parte Este de esta nave mayor contenía un tema figurado del que se conserva una doble hilada de palmeras, colocadas en dos planos (3).

3 La parte Este de la nave mayor contenía un tema figurado en doble hilada de palmeras, colocadas en dos planos.

En este fragmento hay tres palmeras del plano de fondo, dos bien conservada y otra con el tronco solamente, y restos de las copas otras dos de un plano más cercano. Encima, hay un fragmento de friso de grandes hojas de acantos. Esta cenefa rodeaba el peldaño de ingreso al sactuarium. Esta cenefa de flores y frutas incluía en su interior el recuadro con las palmeras.

El pavimento de la nave de la Epístola

Con una anchura aproximada de unos 3 metros, la longitud es mayor que la de la nave central, de forma que debió tener alrededor de los 16 metro. El pavimento esta dividido en tres zonas. Una extensa, principal, central, que ocupa todo el espacio correspondiente a la nave mayor. Otro recuadro menor, en la parte este, y que queda al sur del sanctuarium y antes de entrar el la prótesis. Y una tercera parte, más reducida, en la zona de los pies y que correspondería escasamente a la mitad del supuesto coro de los pies de la nave central.

El gran panel central, alargado, esta totalmente encuadrado mediante una de SS opuestas y pequeñas palmeras alternadas, entre ellas (6). En su interior se colocan hiladas de dos grandes círculos o medallones, con borde de friso de espirales en blanco y negro, a manera de ondas del mar. En su interior hay representaciones variadas de pájaros, zancudas, peces, hojas cordiformes, etc.

6 Esquema del tema del mosaico de la nave de la Epístola

Estos grandes círculos están metidos en una retícula vegetal en cuyas intersecciones hay unos cuadros de lados curvos con una flor de cuatro pétalos. El tema es muy bello y nos va a proporcionar magníficos paralelismos para su filiación de orígenes y de cronología.

Gracias uno de los mosaicos conservados, podemos describir con todo detalle el enlace de este tema con el pequeño friso de los pies de la nave formando por triángulos y estrellas de cuatro puntos cerrando octógonos.

Muy difícil es darse cuenta de qué motivo decorativo ocuparía la parte del Este de la nave. Nada se sabe del tema central de este plafón, que debió tener una cenefa de flores de loto contrapuestas.

La nave del Evangelio

Esta parte del templo presenta la mayor variedad del motivos del pavimento. La faja, de las mismas dimensiones que nave paralela de la Epístola, puede dividirse en cinco diversos motivos o compartimentos.

5 Mosaico sepulcral de Baleria

Describiendo desde los pies del templo hacia la cabecera, hay un primer recuadro del que la mitad del Sur, esta ocupado por el magnífico mosaico sepulcral de Balearía (5), ya tratado aparte y de forma amplia, y a su lado había un tema de octógonos y cuadros entre ellos; en realidad grandes cuadros colocados oblicuamente cortados por otros pequeños en posición horizontal,, con lo que los primeros serán octógonos de lados simétricamente desiguales y en el centro de los mismos elementos geométricos de flores de cuatro pétalos triangulares, cruces, etc. (8)

8 Primer tema del mosaico de los pies de la nave del Evangelio

El segundo recuadro estaba formado por un tema amplio de cuadros con flores geométricas en el interior, colocadas con ejes oblicuos. El mismo tema, pero invirtiendo la posición de los límites de los recuadros y haciendo verticales los ejes de las flores de su interior, se repite en el recuadro número 4, de la misma nave.

9 Tercer tema del pavimento de la nave del Evangelio

El recuadro tercero contiene uno de los temas más característicos del pavimento. Lo forman cuadros colocados oblicuamente, con peltas en los ángulos, dibujando un tema por demás expresivo. La cenefa estaba constituida por el ya citado motivo de flores de loto o de “granado” opuestas, tal y como lo hallamos en el extremo Este de la nave de la Epístola.

El cuarto recuadro tiene en el centro el mismo motivo que el segundo, pero cambiando el eje de posición, de manera que los cuadros de la retícula general están oblicuamente dispuestos, y los temas de su interior, verticales. Por lo demás el tema es idéntico.

Finalmente, el quinto recuadro estaba formado por círculos secantes, de manera que constituyen flores de cuatro pétalos geometrizadas. Es, quizá, el fragmento mejor conservado y conocido del pavimento. No tenía cenefa grande y complicada, y sólo una serie de líneas paralelas estrechas, negras y grises.

4 Mosaico del quinto recuadro de la nave del Evangelio

Recomendación para la visita:
Primero de todo recomiendo pasar por el Museo de Historia de Manacor, admirar los mosaicos y el resto de objetos relacionados con la basílica, fotografiarlos. A continuación visitar la basílica y con la ayuda de esta entrada y las fotografías que habremos tomado en el museo, ubicar cada uno de los objetos de interés. De esta manera tendremos una experiencia plena.