Es Castellàs del Caparrot de Forma

Habitación cuadrada situada en el interior del recinto fortificado

El conjunto arqueológico de Es Castellàs de Es Caparrot de Forma está formado por una fortificación o muralla y una necrópolis de hipogeos.

Una gran muralla formada por un paramento de grandes piedras cierra el istmo que da acceso al cabo costero, formando una especie de bastión o fortificación que cierra el Caparrot. En el sector sur se le adosa un paramento curvo. En su interior hay, al menos, dos construcciones de planta circular construidas con piedra pequeña. Las excavaciones realizadas han permitido constatar que la habitación oeste tenía unas dimensiones de 6 por 3,5 metros. Tanto esta habitación como la que está adosada a su lado este tienen su propia zona de combustión, ubicada cerca de la muralla.

Destaca la presencia de un silo

Las excavaciones también han permitido recuperar restos de cerámica pertenecientes a las vasijas que sus moradores utilizaban en la vida diaria, así como dos molinos de mano para moler los cereales. Además, han aparecido huesos de animales que formaron parte de su dieta alimenticia, entre ellos cabras, ovejas y cerdos.

Por las dimensiones de esta estructura y las dataciones de carbono 14, algunos autores defienden que fue uno de los primeros turriformes construidos, una especie de prototipo de talayot.

Vista general del turriforme

Durante la campaña de noviembre de 2010 se descubrió un hogar o fogón de reducidas dimensiones, en el que seguramente se utilizaban brasas en vez de fuego. También aparecieron restos de mortero en una de sus paredes, por lo que cabe suponer que el interior del edificio estaba enlucido, así como restos de vasijas de cerámica.

Deja un comentario